TU CITA EN BARCELONA
TU CITA EN MADRID

Actualidad

¿Cómo puede ayudar la alimentación en la endometriosis?

En este artículo vamos a tratar de cómo ayuda la alimentación a esta enfermedad. Si quieres tener más información o una visión más completa te recomendamos visitar nuestro artículo monográfico sobre la endometriosis.

Una correcta alimentación es fundamental para mantener un buen estado de salud, pero también es importante para afrontar enfermedades como la endometriosis. Los alimentos pueden ayudar a muchas funciones del organismo y a mejorar los síntomas de algunas afecciones. Determinados nutrientes puede conseguir que se reduzcan los síntomas, disminuyendo la inflamación y bajando los niveles corporales de estrógenos.

En el año 2010, se realizó en Monterrey (México) un estudio de investigación, llamado: Estudio sobre Endometriosis, Nutrición y Metabolismo. A cargo de la Lic. Edna Judith Nava González, Coordinadora del Área de Formación de Nutriología Clínica: Enfermedad y Coordinadora de Desarrollo Institucional en la Facultad de Salud Pública y Nutrición de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Se llevó a cabo un estudio a 30 pacientes con endometriosis, mediante una evaluación nutricional a través de indicadores antropométricos y de composición corporal (peso actual, peso habitual, estatura, circunferencia de cintura y cadera, % de grasa corporal, masa muscular, masa grasa, agua corporal total, etc.), así como indicadores dietéticos, utilizando historias clínicas-nutriológicas que incluían frecuencia alimentaria.

Todo y tratarse de un estudio preliminar se observaron conclusiones interesantes:

  • La ingesta alta de grasas animales y de grasas trans podría asociarse a un riesgo incrementado de enfermedades metabólicas y endometriosis, y que la modificación de los hábitos alimentarios se antoja crucial y como el primer paso para interferir en la aparición de la enfermedad.
  • El estudio preliminar demuestra que las fuentes primarias de grasa animal ingerida por las participantes fueron las carnes rojas y grasas saturadas, y concuerda con el único estudio humano publicado a la fecha por el Dr. Parazzini en 2004, quien demostró en 504 pacientes con diagnóstico confirmado laparoscópicamente de endometriosis y una cuidadosa información dietética de ingesta de alimentos, que a mayor ingesta de carnes rojas y embutidos hubo un riesgo incrementado en el desarrollo de endometriosis.
  • Un consumo de grasa en exceso, rica en omega 6 y pobre en omega-3, un consumo elevado de carnes rojas y embutidos, deficiencia en vitaminas C y B12 y fibra, presencia de resistencia a la insulina e hiperinsulinismo, son factores que al parecer promueven la aparición de la endometriosis.

Recomendaciones para la alimentación en pacientes de endometriosis

Así pues, ya podemos empezar a ofrecer recomendaciones concretas como disminuir la ingesta de grasas y aumentar el omega-3, ya que influye en la inflamación y mejora la respuesta al dolor producido por los cólicos. Se encuentra en nueces, semillas de girasol, linaza, en el pescado azul y en otros como el salmón, la sardina y el bacalao seco.

Los ingredientes que se recomiendan que tengan más presencia en la dieta son: aceite de oliva como principal grasa culinaria, abundancia de alimentos vegetalesfrutas y verduras frescas, cereales integrales sin gluten, legumbres y frutos secos. Se pueden usar de forma frecuente de especies y condimentos variados (limón, ajo, canela, hierbas aromáticas). Los alimentos que tenemos que moderar son aves y pescado y reducir a un bajo consumo de carnes rojas, leche, derivados lácteos e hidratos de carbono refinados. Más adelante dedico un apartado completo a este tema.

Llevar hábitos de vida saludables como el ejercicio aeróbico moderado y los estiramientos son útiles, dejar de fumar, reducir el consumo de bebidas alcohólicas, que pueden elevar los triglicéridos, equilibrar las comidas para que cada una contenga algo de grasa saludable, proteína y fibra para disminuir la tasa en que la glucosa entre a la sangre son otras de las medidas que se pueden tomar.

Suplementos para la dieta

Comentaremos algunos aspectos relacionados con los suplementos para la dieta. Algunos medicamentos para la endometriosis disminuyen los niveles de estrógeno, si dura más de 6 meses podría existir el riesgo de desarrollar osteoporosis (huesos quebradizos), consulta con tu especialista sobre si debes tomar suplementos de calcio y vitamina D para proteger tus huesos.

Algunas mujeres jóvenes con endometriosis toman otros suplementos como la vitamina E, zinc, selenio, vitaminas de complejo B, magnesio, esencias de aceites (como rosa primaveral, lino y aceites de pescado), y acidophilus. De momento no existen estudios científicos publicados que comprueben que los suplementos extras como vitaminas y esencias de aceites mejoran los síntomas de la endometriosis. También es importante recordar que algunas de las hierbas, como el ginseng, pueden interferir con medicamentos con los que se trata la endometriosis porque contienen estrógeno de base vegetal. Siempre es mejor consultar primero con el especialista antes de tomar cualquier tipo de suplemento, infusiones o productos en cualquier presentación.

Las prostaglandinas y su efecto en la endometriosis

Los cólicos menstruales típicos de la endometriosis y que tanto dolor pueden producir en las afectadas pueden ser producidos por unos mediadores químicos producidos en nuestro organismo, llamados prostaglandinas de serie 2, que realizan una contracción de la musculatura del útero e inflamación. Por otra parte, las prostaglandinas de serie 1 y de serie 3 generan el efecto contrario: son antiinflamatorias. Las prostaglandinas son grasas que el cuerpo produce a partir de otros ácidos grasos procedentes de la ingesta de alimentos, por ello una forma de combatir el dolor es intentar reducir la formación de prostaglandinas «malas» (de serie 2) en nuestro organismo, esa es la forma en que actúan los medicamentos analgésicos del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) que se suelen recetar contra el dolor provocado por la endometriosis.

Una forma de influir sobre las prostaglandinas que se producen en nuestro cuerpo es evitar alimentos que contienen ácidos grasos que puedan servir para la producción de las prostaglandinas de serie 2 «malas» y a la vez incrementamos el consumo de alimentos que contienen precursores de las prostaglandinas «buenas» de serie 1 y 3. Por ejemplo, los productos que contienen grasas animales y de carne roja generan prostaglandinas de serie 2 y los alimentos ricos en omega-3, como el pescado marino graso, especialmente salmón, anchoas, sardinas, bacalao, caballa y atún generan las de tipo 3. Se debe tener en cuenta que los peces criados en piscifactorías se alimentan con piensos formulados más pobres en grasas omega-3.

Alimentos a evitar en afectadas por endometriosis

Los alimentos que incluimos en nuestra dieta que pueden provocar reacciones inflamatorias en el organismo son los que conviene evitar ,en la medida de lo posible, y son los pueden servir para la producción de las prostaglandinas «malas» de serie 2 y los que pueden inducir inflamación por otros mecanismos. Algunos de los alimentos que pueden favorecer las prostaglandinas de tipo 2 son: el aceite de girasol y de maíz y alimentos preparados con ellos (entre los que se incluyen, los fritos y la mayoría de los platos precocinados); carnes rojas como porcino, vacuno y cordero, productos cárnicos ricos en grasa como embutidos y vísceras especialmente hígado; leche entera y leche condensada; manteca de cerdo, mantequilla y nata; queso (exceptuando el queso fresco) y la yema de huevo

La carne y los lácteos contienen estrógenos propios del animal del cual provienen. Estos estrógenos son similares a los nuestros propios. Como interesa evitar los estrógenos, es una razón más para reducir en la medida de lo posible tanto de la carne como de los lácteos.

Otros alimentos a evitar son los que contienen grandes cantidades de azúcar, ya promueve las reacciones inflamatorias al generar la secreción de insulina, la cual promueve la formación de prostaglandinas de tipo 2. Se incluyen aquí ingredientes bajo nombres que no hacen pensar en azúcar como sacarosa, dextrosa, fructosa, jarabe de glucosa, de fructosa o de maltosa, jarabe de maíz o maltodextrosa, pero que sí lo son. También están los hidratos de carbono refinados, que promueven la secreción de insulina, como los productos de panadería hechos con harina blanca: pan blanco, pan de molde, pasta blanca, galletas, bollería, repostería, rebozados, etc.

La cafeína aumenta los niveles de insulina en sangre y aumenta los niveles de estrógenos inhibiendo a la vez su metabolización en el hígado. Las bebidas que contienen cafeína son el café, el té negro y el té verde, así como las bebidas de cola y las bebidas energéticas y deben ser reducidas.

En algunos casos, pero no existen estudios en profundidad al respecto, hay mujeres que han referido mejoría al eliminar de su dieta alimentos que contienen trigo, logrando de esta forma una mejoría de sus síntomas. Lo que sí sabemos es que la incidencia de celiaquía es mayor entre las mujeres con endometriosis que entre la población en general, y viceversa (véase risk of endometriosis in 11 000 women with celiac disease). Un estudio dio como resultado que una dieta libre de gluten podía aliviar el dolor en algunas mujeres con endometriosis (véase Gluten-free diet: a new strategy for management of painful endometriosis related symtoms?).

La histamina es una sustancia producida en nuestro organismo que puede incidir en los procesos que generan el dolor en las afectadas, algunas mujeres con endometriosis consiguen una notable mejoría de sus síntomas al reducir los alimentos con cantidades elevadas como bebidas alcohólicas, berenjenas, jamón serrano, marisco, mostaza, pepinillos, pescado ahumado y seco, boquerones en vinagre, atún, queso curado o tipo roquefort, embutidos en general, té negro, tomates y vinagre balsámico o vinagre de vino

Mención especial merecen las bebidas alcohólicas, las cuales pueden ejercer varios efectos negativos: el alcohol aumenta las concentraciones de estrógenos en el organismo, promueve la liberación de histamina en nuestro cuerpo, además inhibe su excreción (y la histamina, a su vez da lugar a contracciones uterinas) y afecta negativamente al sistema inmune. También consume vitaminas del grupo B, que son esenciales para la metabolización de los estrógenos. Este proceso ocurre sobre todo en el hígado, un órgano sobre el que el consumo regular de alcohol también tiene un efecto negativo. Además, hay estudios que relacionan el consumo de alcohol con una fertilidad baja, e incluso directamente con un riesgo más elevado de desarrollar endometriosis (véase a metaanalisis on alcohol consumption and risk of endometriosis). Por tanto, hay muchas razones por las que las mujeres con endometriosis deberían intentar prescindir completamente del alcohol o al menos limitar estrictamente su consumo.

Espero que este artículo os ayude a tener una perspectiva mejor de como una adecuada alimentación puede contribuir a una mejora en los síntomas de la endometriosis.

Más artículos recomendados acerca de la endometriosis:

Haz tu consulta al Dr. Carmona

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS

Se celebra una interesante jornada interparlamentaria sobre endometriosis

Un estudio pionero relaciona las dioxinas con la endometriosis que sufren miles de mujeres

11º Congreso Internacional de Cirugía Mínimamente Invasiva de la AAGL

Relación entre el consumo de carne roja y endometriosis

Un estudio realizado a más de 80.000 enfermeras de Estados Unidos confirma la relación entre el consumo de carne roja y una mayor incidencia de endometriosis.